• Home /

  • Interior /

  • La Policía Nacional detiene en Toledo a uno de los fugitivos más buscados por Europol

La Policía Nacional detiene en Toledo a uno de los fugitivos más buscados por Europol

Se encontraba prófugo desde 2014 e integraba una de las organizaciones de tráfico de drogas más activas de las últimas décadas en España.

Andrea Brunetti

Guardar

Momento en el que la Policía Nacional ha detenido en Toledo a uno de los fugitivos más buscados por Europol
Momento en el que la Policía Nacional ha detenido en Toledo a uno de los fugitivos más buscados por Europol

E. V. P. tiene 37 años y era buscado por la justicia por los delitos de tortura, secuestro, tenencia ilícita de armas de fuego y municiones, amenazas, lesiones y delitos contra la salud pública. Además, era el experto en herramientas técnicas e informáticas de la organización a la que pertenecía y el último integrante pendiente de apresar.

Entre otros crímenes, el grupo se dedicaba a robos de cargamentos de estupefacientes a otras organizaciones criminales, espiando y siguiendo a los traficantes gracias a la vigilancia con dispositivos tecnológicos como GPS, sensores de movimiento y escáners de frecuencia, para luego interceptar los contenedores en los puertos y quedarse con enormes cantidades de droga.

Escurridizo y hábil para no dejar rastros de su ubicación, era buscado desde 2014. Por esa razón había sido incluido en la lista de los Europe’s Most Wanted, desarrollada por Europol y ENFAST (Red Europea de Equipos de Búsqueda Activa de Fugitivos) y su imagen fue difundida en campañas de colaboración ciudadana, para recibir informaciones anónimas.

Entre las numerosas pistas recibidas, a finales del año pasado hubo un testimonio que indicaba que el fugitivo podría residir en la provincia de Toledo. Se logró dar entonces con un domicilio y se montó un dispositivo de vigilancia y seguimiento. Las investigaciones arrojaron que vivía con otros hombres de similares características físicas y que salía muy poco al exterior.

Finalmente, el 9 de enero la Policía Nacional logró identificarlo cuando entró a una tienda de comestibles. Llevaba gorro y gafas negras, y a pesar del cambio de aspecto y el paso de los años, fue posible confirmar su identidad por dos rasgos particulares: un hoyuelo en el orificio derecho de la nariz y un lunar en la mitad de la mejilla derecha.

E. V. P. no opuso resistencia y su detención quedó registrada por las cámaras de seguridad del comercio al que se había dirigido.