• Home /

  • Interior /

  • Tensión en el CNI ante la que se avecina: depuraciones e inseguridad del Estado

Tensión en el CNI ante la que se avecina: depuraciones e inseguridad del Estado

En el CNI existe un enorme malestar tras la destitución de Paz Esteban. Se teme una purga entre el equipo que la ayudaba, y sus repercusiones sobre Policías Nacionales y Guardias Civiles.

Guardar

El CNI atraviesa por un momento complicado
El CNI atraviesa por un momento complicado

Los miembros del CNI no entienden la destitución de su responsable. Ya tras su comparecencia parlamentaria y en una reunión que tuvo lugar ayer con su equipo más cercano, la actual directora del CNI comentó que tenía las horas contadas. Ahora se teme que se produzca una depuración dentro del propio centro de inteligencia, sobre todo en el equipo más cercano a Paz Esteban. E incluso no descartan que muchos de los operativos que participaron en las escuchas legales a los independentistas puedan ser cambiados de destino al tratarse en su gran parte de militares y guardias civiles.

"La debacle, dejar entrar al lobo dentro del gallinero y encima enaltecerle", así describen fuentes relacionadas con el mundo de la inteligencia y la ciberseguridad la situación actual. Y no entienden que no se pueda procesar a Gabriel Rufián por revelación de secretos, y en cambio, la directora del CNI, una mujer con una trayectoria impecable, haya sido cesada.

El Gobierno, afirman, se ha puesto como felpudo a los pies del independentismo con la finalidad de seguir en el poder. Extraña que no haya dimitido Margarita Robles por una cuestión de mera dignidad, no porque el portavoz de Unidas Podemos y el de Ezquerra Republicana de Catalunya lo hayan pedido, sino por una mera cuestión de dignidad. Aunque, si lo hiciera, el desbarajuste en el seno de las fuerzas armadas sería aún más grave. Nadie entiende cómo Pedro Sánchez, que argumentó que él también fue espiado para intentar lavar la cara, no haya dado un paso al frente para reconocer lo que es imposible que desconociera, afirman sectores del ámbito de la inteligencia, y es que conocería desde el principio todo lo ocurrido porque las escuchas se hicieron con orden judicial, y el Ministro del Interior lo ha nombrado él. De él dependen los policías que realizaron las escuchas, y ya se sabe cómo se las gasta Grande Marlaska con los Guardias Civiles y los policías que no le guardan la obediencia debida ni le tienen al tanto de todo lo que ocurre. Todo el mundo recuerda el caso Pérez de los Cobos. 

¿Quién sustituye a Paz Esteban?

Nadie habla mal de ella, es un mujer de entera confianza de Margarita Robles, y era la hasta ahora secretaria de Estado de Defensa. Esperanza Casteleiro es una persona con una larga trayectoria profesional en el CNI, del que llegó a ser secretaria general, según ha recordado este martes la ministra de Defensa, Margarita Robles, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros en la que ha dado el visto bueno al relevo en la cúpula del centro de inteligencia, pero se va a ver atada de pies y manos a partir de ahora. 

La ministra ha subrayado la trayectoria de Casteleiro, a la que ha definido como “una mujer del Centro”, que lleva casi 40 años trabajando por España, por su país, por la seguridad, y que ha sido cuatro años secretaria general del CNI.

Casteleiro ingresó en el Centro Nacional de Inteligencia en el año 1983, ocupando hasta el año 2018 diversos puestos en unidades centrales y del despliegue exterior (en Cuba y Portugal) siempre en el ámbito de la Inteligencia.

El 28 de septiembre de 2004 fue nombrada Secretaria General del Centro Nacional de Inteligencia, cargo que desempeñó hasta junio de 2008. Desde el 2008 hasta 2014 ocupó nuevos destinos en unidades de Inteligencia en el exterior y, desde el 2014 hasta su llegada al Ministerio de Defensa de la mano de Margarita Robles, ocupaba la jefatura de la Unidad de Inteligencia del CNI en el Centro de Inteligencia contra el Terrorismo y el Crimen Organizado.

Los contactos entre Puigdemont y el emisario de Putin que llegó para convertir Cataluña en una nueva Suiza

Los independentistas pidieron una cabeza y ya la tienen, pero ahora quieren meter ellos la suya en los más altos asuntos de la Seguridad Nacional. Ezquerra sigue deseando que dimita Margarita Robles. Lo ocurrido es muy grave. La trayectoria de Paz Esteban era irreprochable, como su lealtad hacia los principios democráticos. En un momento en que se hacen homenajes a miembros de ETA en el País Vasco como si fueran héroes veteranos de guerra, el CNI, con motivo de su XX aniversario, que tuvo lugar el pasado viernes -un día después de que compareciera en la comisión de secretos oficiales del Congreso para informar sobre el espionaje político con Pegasus-, el CNI tenía planes que podrían escandalizar a los socios de gobierno de Pedro Sánchez en el País Vasco, por ejemplo, el libro que preparaban para dar a conocer su papel en la lucha contra ETA. 

¿A qué juega Pedro Sánchez?, se preguntan fuentes relacionadas con los cuerpos policiales y la inteligencia. Ha perdido "el oro y el moro" por su alanza con Marruecos, el país que, según sostienen muchos, podría estar detrás de las escuchas denunciadas por el Gobierno, y parece hacer oídos sordos a las magníficas relaciones de Puigdemont con los agentes de Putin en los más diversos medios.  El diario El Mundo publicó que un emisario de Putin ofreció 10.000 soldados rusos al ahora prófugo de la Justicia española -entonces presidente de la Generalitat- para la independencia, como se demostró en las intervenciones telefónicas del 'caso Voloh' que narraban el encuentro entre este y representantes rusos que querían hacer de Cataluña otra Suiza. Y no olvidemos de que fue el CNI el que habló primero de los agujeros de la App Tsunami y la lucha por la desinformación en Cataluña.