Indra instalará en Corea del Sur el primer radar 3D de la aviación civil de Asia

Reforzará la seguridad aérea en una de las rutas con más tráfico y más complejas de gestionar del mundo: la aerovía A593, que conecta Japón con China y Corea del Sur y que es la puerta de entrada para los vuelos procedentes de Norteamérica.

Guardar

Imagen de recurso
Imagen de recurso

Indra implantará en Corea del Sur el primer radar 3D de aviación civil que entrará en servicio en toda Asia y que reforzará la seguridad aérea en una de las rutas con más tráfico y más complejas de gestionar del mundo: la aerovía A593, que conecta Japón con China y Corea del Sur y que es la puerta de entrada para los vuelos procedentes de Norteamérica.

Así lo ha hecho la compañía españala, desde donde se explica que, "se trata de una ruta que cruza el mar de China de este a oeste y que es atravesada a su vez por la aerovía que une Corea con todos los países del este asiático e Indonesia".

La compañía instalará este radar 3D de largo alcance en la isla coreana de Jeju. La fiabilidad y precisión que ofrecen estos sistemas permite extremar la seguridad en rutas con un gran volumen de tráfico como esta, así como en ciudades con varios aeropuertos o zonas en las que la presencia de campos eólicos genere interferencias en los radares convencionales.

Una visión mucho más precisa y segura

El sistema operará de forma combinada con un radar secundario completamente digitalizado y un sistema de vigilancia ADS-B, que recoge la información emitida automáticamente por las aeronaves en vuelo. La fusión de todos los datos aportados por los sensores de Indra ofrecerá una visión mucho más precisa y multiplicará la seguridad.

Los radares tridimensionales son los únicos capaces de determinar de forma completamente autónoma la altura a la que vuela una aeronave, a diferencia de los tradicionales, que interrogan al avión para recoger esta información.

Son radares que barren electrónicamente con cientos de pulsos de energía independientes todo el espacio aéreo que vigilan. “Es como si múltiples radares trabajasen de forma coordinada para determinar la posición en longitud, latitud y elevación de cada aeronave”, explican desde la compañía.

Con más de 220 millas de alcance, el sistema reforzará la vigilancia al sur de la isla Jeju, llegando hasta el punto Atoti en el que los controladores coreanos traspasan los vuelos a sus colegas chinos.

El avanzado procesamiento digital de la señal permitirá operar bajo las condiciones climatológicas más extremas, eliminando ruidos e interferencias para asegurar la mejor visión.

Este es el tercer radar que Indra implanta en la isla de Jejú, tras haber instalado un radar secundario y posteriormente un radar primario 2D de aproximación. También en Corea, la compañía se hizo en 2015 con un importante contrato para modernizar los sistemas de navegación, vigilancia y gestión del tráfico del aeropuerto de Incheon, en Seúl.

Indra es la empresa pionera en todo el mundo en la introducción de radares 3D adaptados a las necesidades de la aviación civil. La compañía está implantando estos sistemas en algunos de los países más avanzados en navegación aérea.

El cielo digital del futuro

Indra está revolucionando la navegación aérea con la incorporación de nuevas tecnologías de inteligencia artificial, computación en la nube, virtualización de sistemas, ciberseguridad y realidad virtual.

En este momento, está digitalizando el sistema operativo del principal organismo de navegación aérea de Europa, Eurocontrol. Dotará el integrated Network Manager (iNM) con las herramientas de última generación para que pueda seguir supervisando el tráfico en 43 estados y más de 500 aeropuertos.

En paralelo, Indra está desarrollando soluciones de siguiente generación dentro del programa Sesar JU y despliega sus sistemas de tráfico aéreo en los mayores centros de control del mundo. Es además una empresa pionera en el despliegue de torres de control aéreo remotas y sistemas de gestión del tráfico aéreo de aeronaves no tripuladas en el U-Space.

Archivado en: