Contenido ofrecido por
Aeternal Mentis

Lola, la enfermera virtual que ha atendido a 16.000 personas en Madrid

Lola contacta con los pacientes para hacerles su seguimiento y envía los informes al médico, que tiene información siempre actualizada sobre su estado

Guardar

Servicio de enfermería virtual.
Servicio de enfermería virtual.

Lola es una enfermera virtual que trabaja en varios hospitales de la Comunidad de Madrid. Contacta con los pacientes para hacerles su seguimiento y envía los informes al médico, de tal manera que el profesional sanitario tiene información siempre actualizada sobre su estado.

Desarrollada con una tecnología basada en Inteligencia Artificial, ya ha atendido a 16.000 personas y cuenta con hacerlo a muchas más con el objetivo, según su creadores, no de sustituir a los médicos, sino de hacerles llegar mucho más lejos, facilitando su trabajo y despejando su agenda.

Lola monitoriza el estado de salud de los pacientes con enfermedades crónicas con tan solo una llamada de teléfono, sin que su uso precise de aplicaciones móviles o conexión wifi. De momento, presta sus servicios en centros como el Ramón y Cajal y La Princesa en Madrid o el Hospital de Torrejón.

Lola mantiene llamadas telefónicas con los pacientes, empatiza, analiza las conversaciones en tiempo real y devuelve la información estructurada al equipo clínico para ayudarles en la toma de decisiones. Ayuda a anticipar descompensaciones con el diagnóstico monitorizando en remoto de todos los pacientes a través protocolos de conversación personalizados, optimizando en tiempo de los profesionales de la salud.

Ha sido creada por la startup Tucuvi, fundada en el año 2019 por dos ingenieros biomédicos, María González y Marcos Rubio, quienes ponen cara al proyecto en el que trabajan con un amplio equipo de jóvenes emprendedores expertos en el sector salud y tecnológico (científicos de datos, especialistas en inteligencia artificial, diseñadores conversacionales…).

A  través de una llamada

Según explica su fundadora en La Razón, Lola funciona con algo que ya está muy integrado en los procesos clínicos, una llamada telefónica. Los profesionales sanitarios tienen acceso a una plataforma web desde la que eligen el tipo de seguimiento que quieren para cada uno de sus pacientes. Esto se llama protocolo.

“Por ejemplo, si yo tengo insuficiencia cardiaca, se elige el procedimiento para esta patología, y Lola te pregunta si te has sentido hinchado, si en las últimas semanas has ganado o perdido peso, cuánto, si se duerme bien por las noches… Además, si bien hay un plan específico para cada patología, estos se pueden personalizar”, afirma.

“El objetivo, en definitiva, es llegar a tiempo. Si un paciente con cardiopatía le cuenta a Lola que duerme con muchos cojines, esto probablemente signifique que le está costando respirar y, por lo tanto, que algo vaya mal. Cuando esto ocurre el médico va a visitarle para que no tenga que llegar al punto de ir a urgencias o ser hospitalizado”, señala María González.

Como este caso, cada patología tiene sus protocolos que permiten que, cuando salta la alarma, los profesionales sanitarios estén al tanto. “Además, al paciente le da mucha seguridad saber que semanalmente se le va a hacer ese seguimiento y que su médico está detrás, así que si pasa algo, van a intervenir rápido”, dice.

Pero, sobre todo, sus fundadores están convencidos de que el auténtico éxito de Lola reside en el esfuerzo que han hecho en que sea capaz de transmitir “todo el cuidado y el cariño que debe recibir un paciente por parte del personal sanitario. Desde el equipo nos estamos ocupando justo de eso, de que transmita la máxima empatía posible”, resaltan.

 

 

Archivado en: