Contenido ofrecido por
Aeternal Mentis.

Una IA colapsa al Tetris y desborda su capacidad de procesamiento

StackRabbit rompe todos los récords y logra llegar al final del Tetris desbordando el juego por un glitch en el nivel 237 con un marcador de más de 100 millones de puntos.

Guardar

Imagen de archivo / Tetris
Imagen de archivo / Tetris

Tetris es uno de los juegos más icónicos de la historia desde su creación en 1984. Tal es su popularidad que, en 2010, Portland Retro Gaming Expo creó un campeonato de videojuegos llamado ‘Classic Tetris World Championship (CTWC)’, donde millones de personas compiten durante dos días por ser los mejores y ganar los 10.000 dólares del premio final.

Los participantes pueden llevar su propio mando, pero tiene que ser de NES original sin modificaciones. El Classic Tetris World Championship se juega con un cartucho original 8-bit de Nintendo NES y aquellos individuos que han apoyado el evento reciben una edición limitada dorada del juego.

Como ha acabado ocurriendo con el ajedrez, las máquinas sacan en este juego puntuaciones muy superiores a las de los humanos. Mientras que el récord de un jugador de carne y hueso es de 1,6 millones de puntos, la Inteligencia Artificial StackRabbit ha conseguido 3.112 líneas y 102.252.920 puntos.

Tantos, de hecho, que ha colapsado la capacidad de procesamiento del Tetris y le ha obligado a cerrar la partida. El ingenio desarrollado por Gregory Cannon desbordó en el último campeonato la capacidad de procesamiento del Tetris, que se vio obligado a dar por concluida la partida en el nivel 237. El máximo alcanzado jamás por un humano era el nivel 34.

StackRabbit es una inteligencia artificial que juega NES Tetris a un alto nivel. Se basa, principalmente, en la búsqueda y la heurística, con una evaluación del tablero de alta calidad a través de la repetición de valores. Al igual que los humanos, juega, analiza y aprende a medida que gana experiencia. Pero la IA se anima a acumular fichas casi hasta el tope para conseguir el movimiento más valorado y complejo, que es el de eliminar cuatro líneas simultáneamente.

La destreza más destacada de esta inteligencia artificial se comprueba en los niveles más altos del juego, cuando la velocidad de caída de las fichas se multiplica; es entonces cuando los humanos comienzan a fallar y, sin embargo, la máquina continúa resolviendo con soltura cada reto a pesar de esa vorágine.

A lo largo del vídeo se puede observar un comportamiento que los desarrolladores no previeron porque no pensaban que ningún jugador pudiera llegar tan lejos, como caracteres extraños en las puntuaciones, indicadores de nivel y esquemas de color extraños.

 

 

Archivado en: