• Home /

  • /

  • El avión eléctrico de Airbus que ya surcará los cielos este mismo año

El avión eléctrico de Airbus que ya surcará los cielos este mismo año

La aviación supone un 2% en la emisión de gases de efecto invernadero a escala mundial.

Gonzalo Díaz Bonet.

Especialista en Tecnología y Sostenibilidad.

Guardar

avion ecopulse
avion ecopulse

Los coches de combustión no son los únicos que contaminan. La aviación supone un 2% en la emisión de gases de efecto invernadero a escala mundial. Y eso es una cifra tan alarmante que en muchos países ha comenzado a desarrollarse un movimiento que se conoce como flygskam (la vergüenza de volar), que evita los desplazamientos en avión, en especial aquellos que duran en torno a una hora entre capitales que estén bien cubiertas por conexiones en tren. 

Para contrarrestar esta actitud, así como para ofrecer soluciones más respetuosas con el medio ambiente, algunas compañías han fijado ya sus ojos en el avión eléctrico. Rolls-Royce completó en septiembre de 2021 un primer vuelo de 15 minutos con un avión totalmente eléctrico y un año después la compañía Eviation logró completar el primer vuelo para pasajeros, en un jet con capacidad para nueve personas. 

Otra de estas empresas es Airbus, que ya trabaja en un modelo, Ecopulse, cuyo objetivo es realizar su primer vuelo oficial para finales de 2023. En junio de este año, el avión eléctrico de la compañía se pudo ver y tocar en el Paris Airshow, el Salón Internacional de la Aeronáutica y el Espacio que se celebra en el Aeropuerto de Le Bourget, cerca de París, y en el que participa la industria aeroespacial francesa e internacional. 

El proyecto empezó en 2019 y está muy cerca de ver la luz, lo que se convertiría en una buena noticia para el medio ambiente. A pesar del flygskam y de la fuerte conciencia ecológica los vuelos no desaparecen, sino que se incrementan. Este año, de cifras estratosféricas para el turismo, se han sucedido varios récords de número de aviones en el aire al mismo tiempo. 

Como se explica en Think Big, EcoPulse está basado en una avioneta modificada Daher-Socata TBM 900 turbopropulsada. Entre las modificaciones, cuenta con seis motores eléctricos de 50 kW de Safran alimentados por baterías de iones de litio. El objetivo es que que a partir de esta avioneta de pruebas se pueda ir hacia un modelo de aviones comerciales de grandes dimensiones basado en baterías eléctricas.  

No será un camino sencillo. A los retos técnicos hay que añadir las muchas pruebas y normativas de seguridad. Todo debe funcionar como un reloj y hay muchos aspectos a cuidar, tanto dentro como fuera del avión. No es lo mismo mover un coche, una bici o un patinete por tierra que hacer volar a un armatoste que además debe transportar personas y carga. 

EcoPulse

Según la propia compañía, EcoPulse es un avión de demostración de propulsión híbrida distribuida desarrollado en colaboración con Dahler y Safran. Airbus aporta tecnología de baterías y modelado aerodinámico a este proyecto, cuyo objetivo es aprovechar las ventajas de la propulsión distribuida para mejorar el rendimiento del avión. 

“La propulsión distribuida es un sistema que funciona repartiendo la generación de empuje entre muchos pequeños motores distribuidos a lo largo de la envergadura. Al minimizar la potencia de cada propulsor y, en consecuencia, su masa, la propulsión distribuida podría abrir un abanico de posibilidades para mejorar el rendimiento de los aviones”, explican, 

Airbus también destaca que la rotación de las hélices de su avión está controlada digitalmente. Y permite sincronizar cada hélice con la que tiene a su lado para minimizar el ruido y las vibraciones. Y en cuanto a los sistemas integrados de vuelo, los motores están controlados individualmente por el ordenador de control de vuelo, desarrollado por Airbus. Éste realiza tareas de control lateral y de control de velocidad. Eso reduce la resistencia de la aeronave y reduce su peso al necesitar menos componentes, como el timón de cola o alerones.

Un despliegue de tecnología al que pronto veremos cruzar los cielos, pero aún muy lejos de la vida corriente de los mortales de a pie. ¿Cuándo se podrá volar en un avión de estas características? Poco o nada se sabe acerca de su comercialización y lo cierto es que aún es pronto para saberlo. Pero se acerca 2050, la fecha límite que se ha impuesto el sector de la aviación para lograr cero emisiones netas y algunos van tomando posiciones. La era de los aviones eléctricos está más cerca cada día.