Los ladrillos para salvar abejas que ya triunfan en Inglaterra y pronto llegarán a España

En las ciudades inglesas de Brighton y Hove la ley obliga a construir ladrillos para abejas en todas las construcciones de más de 5 metros de altura.

Guardar

Ladrillo para abejas.
Ladrillo para abejas.

En las ciudades inglesas de Brighton y Hove, que forman un único núcleo urbano, la ley obliga a construir ladrillos para abejas. Lo hace desde el pasado año en edificios que tengan más de cinco metros de altura, con el objetivo de mejorar las condiciones de vida de una especie fundamental para la conservación del ecosistema. 

Aunque todos asociamos las abejas con las colmenas, lo cierto es que gran parte de estos insectos viven de manera solitaria, anidando en paredes, muros y ladrillos. Sin embargo, los edificios modernos son tan perfectos que todas las cavidades están bloqueadas. Así que cada vez es menos frecuente ver a estos insectos en este tipo de elementos. 

Para solucionarlo, la empresa británica Green&Blue ha creado unos “ladrillos para abejas”, pensados para que las abejas solitarias puedas refugiarse y construir sus nidos. Son ladrillos convencionales, con la misma forma y tamaño, que tienen numerosos agujeros de diferente tamaño. 

En Brighton son obligatorios por ley en las nuevas viviendas, aunque mucha gente los está solicitando ya para reformas. En España son aun prácticamente desconocidos, pero su uso podría extenderse pronto entre los más preocupados por el medio ambiente, porque, tal como informa Computer Hoy, ya están a la venta en Amazon, aunque a día de hoy no hay unidades disponibles. 

En la web de la compañía, destinada al mercado británico e irlandés, cuestan 32 libras (unos 36 euros) y, según indican en las especificaciones, tienen unas medidas de 21,5 cm x 10,5 cm x 6,5 cm y un peso cercano a los tres kilos. También se puede encontrar una propuesta similar para murciélagos, de mayor coste y tamaño. 

La implantación de estos ladrillos, más allá de la ley local que lo promueve y el mayor interés por la conservación del medio ambiente, radica también en otro aspecto relevante: las abejas solitarias no pican, o lo hacen solo en situaciones excepcionales. Al no tener reina, ni miel que proteger su actitud es mucho menos ofensiva que las de aquellas que viven en colmenas. 

Paradas de autobús con jardines para abejas 

La de Brighton no es la única iniciativa a nivel europeo para salvaguardar la existencia de este insecto tan fundamental para la naturaleza y el ser humano. En la ciudad holandesa de Utrecht se han transformado 316 paradas de autobús en la ciudad en “jardines para abejas”.  

Son techos verdes que también almacenan agua de lluvia y capturan partículas finas de polvo. Los techos verdes están compuestos principalmente por plantas sedum, que requieren poco mantenimiento pero atraen a las abejas gracias a sus flores.  

Las abejas son muy importantes para el desarrollo del hombre ya que sin ellas, el 60% de las frutas y verduras que hoy consumimos desaparecerían al no ser polinizadas. De las 100 especies de cultivos que abastecen el 90% de los alimentos del mundo, las abejas polinizan más del 70% de ellos. Además, polinizan más de 25.000 especies de plantas con flores. Sin estos insectos la actividad agrícola prácticamente desaparecería. 

Archivado en: