• Home /

  • Vigilancia /

  • ¿Qué diferencias hay entre una cámara analógica y una digital? ¿Cuál es mejor instalar?

¿Qué diferencias hay entre una cámara analógica y una digital? ¿Cuál es mejor instalar?

ByDemes ha abordado estas cuestiones explicando las principales características de este tipo de productos y sus grandes diferencias.

Guardar

Cámara de videovigilancia (Foto: By Demes)
Cámara de videovigilancia (Foto: By Demes)

No cabe duda de que las cámaras de videovigilancia son elementos imprescindibles en un sistema de seguridad, pero lo que muchas veces no está claro es qué es mejor instalar, ¿cámaras IP o cámaras analógicas?

By Demes, uno de los distribuidores de tecnologías de seguridad de referencia en España, ha abordado esta pregunta en un comunicado y su respuesta no se limita ni mucho menos a decantarse por una de ellas. Y es que, según señala, la elección entre una u otra cámara depende directamente del tipo de instalación que se vaya a realizar. No obstante, su contestación va mucho más allá de esto y además de explicar las principales características de cada una de ellas, detalla cuáles son las diferencias entre ambas para ayudarnos a definir cuál es la mejor opción para cada circunstancia y problemática.

¿Qué son las Cámaras IP y cómo funcionan?

Tal y como indica By Demes, las cámaras IP son dispositivos de videovigilancia que utilizan la conexión a Internet para realizar el envío de señales de imagen, vídeo e incluso audio. Puede ser a través de una red fija o dinámica, como cable Ethernet, red local o Router ADSL.

Estos dispositivos de CCTV están formados por una cámara, un procesador y una memoria interna. Gracias a la dirección IP propia pueden compartir remotamente contenido en tiempo real.

¿Por qué utilizar cámaras IP?

Entre las ventajas de las cámaras IP By Demes destaca que su instalación es extremadamente sencilla, sin necesidad de cableado, y que pueden llegar a ofrecer una gran variedad de funciones: envío de fotografías y vídeos en caso de salto de alarma, visualización en tiempo real, envío de notificaciones inmediatas…

A estos beneficios suma la comodidad de montaje que ofrecen en apartamentos, viviendas unifamiliares y otro tipo de inmuebles, lo que relaciona con el hecho de que actualmente exista una gran demanda de cámaras IP Wifi en interior y exterior.

Por otra parte, indica que otro aspecto interesante a considerar es que la calidad de imagen puede verse afectada por el servicio de Internet del que se disponga. Además, resalta que otro importante factor a tener en cuenta es la seguridad de las cámaras IP, sobre lo que advierte que pueden verse afectadas por intentos de inhibición o hackeo en caso de no estar correctamente actualizadas y protegidas.

2 (2)
(Foto: By Demes)

¿Qué son las cámaras de vigilancia analógicas y cómo funcionan?

En cuanto a las cámaras analógicas By Demes apunta que son los dispositivos tradicionales que se utilizan para la videovigilancia. Según precisa, en este caso el envío de señales se realiza mediante cable coaxial o cable UTP a un grabador y a su vez realizan la salida de señales a través de un monitor. Los grabadores analógicos graban y almacenan las imágenes captadas a través de las cámaras.

¿Por qué usar cámaras de seguridad analógicas?

Aunque la compañía asegura que la instalación de este tipo de dispositivos es más compleja, generalmente siendo indispensable que sea realizada por un técnico, también subraya que su fiabilidad es mucho mayor, por lo que suelen usarse en instalaciones profesionales o de mayor riesgo.

3
(Foto: By Demes)

¿Qué diferencia hay entre una cámara analógica y una digital? ¿Qué tener en cuenta?

Finalmente, By Demes realiza la siguiente comparativa con las diferencias más notables entre las cámaras IP y las analógicas. Así, pretende servir de ayuda a la hora de que sepamos elegir cuál es la opción que más nos conviene según nuestras necesidades:

  • Instalación: Como ya hemos comentado, las cámaras IP son más sencillas de instalar que las analógicas. Para la elección de la cámara también será necesario fijarnos en si la zona presenta dificultades para cablear o en la distancia a la que queremos instalar la cámara con respecto a la vivienda.
  • Calidad de imagen: Actualmente podemos encontrar una alta calidad de vídeo y resolución de ambas opciones. Será imprescindible fijarnos en las especificaciones del modelo.
  • Seguridad y fiabilidad: Como también hemos mencionado, las cámaras IP son más susceptibles a hackeos e inhibiciones, sin embargo, las cámaras analógicas también presentan vulnerabilidad ante actos vandálicos. En cualquier caso, ambos sistemas son fiables si se instalan y protegen de forma adecuada.
  • Precio: Hasta hace relativamente poco las cámaras IP resultaban mucho más costosas que las cámaras analógicas, afortunadamente, cada vez existen modelos más económicos que podemos utilizar para nuestros proyectos. No obstante, el precio de cada dispositivo variará dependiendo de las características que ofrezca.
  • Funciones avanzadas: Las cámaras IP pueden trabajar de forma individual, sin necesidad de videograbador, instalando una microSD para poder almacenar las grabaciones o eventos. Los modelos actuales disponen de detección inteligente IVS que permite la detección perimetral de personas, el reconocimiento facial o la lectura de matrículas entre otras opciones.
  • Gestión: Las cámaras IP permiten el control desde la app del fabricante, lo que nos permite recibir notificaciones y ver las grabaciones en tiempo real.