Lattre du Plessis

Opinión

Mientras gobierne Sánchez, los inversores dan por muerta la ampliación de Medgaz a España

Guardar

Pedro Sánchez Sánchez en Argelia en el 2020
Pedro Sánchez Sánchez en Argelia en el 2020

Apenas 713 kilómetros separan Orán de Madrid, pero los medios españoles, centrados en la Guerra de Ucrania, apenas prestan atención a las relaciones con Argelia, con importantísimas repercusiones económicas para nuestro país. Es importante hacer una cronología de los hechos.

En octubre de 2020, el BOE “de pago” –perdón, El País- glosaba el viaje de Pedro Sánchez a Argelia, y literalmente decía que:

“Sánchez viaja a Argelia en plena tormenta por la investigación a Iglesias. El presidente impulsa una renegociación del precio del gas y más control de la inmigración en un momento crítico para un vecino clave”.

Pedro Sánchez viajaba con dos asuntos clave en agenda: uno económico, con la vista puesta en renegociar a la baja el precio de los grandes contratos energéticos con el país africano, ya que la mitad del gas que importa España es argelino.

España tiene con el país africano contratos a muy largo plazo que ahora provocan que paguemos el gas por encima del precio de mercado.

Pero volvamos a lo que se publicó en aquel momento en el diario El País. Naturgy anunciaba, coincidiendo con la visita, que había alcanzado un acuerdo con la argelina Sonatrach para revisar estos contratos. El texto se cerró en la madrugada, poco después de la llegada de la delegación de Sánchez con el presidente de Naturgy, Francisco Reynes, que viajaba en el avión oficial con otros empresarios. “Los contratos se alargarán hasta 2030 pero a cambio se rebajarán precios, aunque las empresas no detallan cuánto”, manifestaba el periódico.

Pedro Sánchez también buscaba abrir nuevas posibilidades de negocios, ya que en el viaje se hizo acompañar por varios empresarios y por el presidente de la CEOE, Antonio Garamendi, organizando una cumbre empresarial en Argel.

El 13 de julio del 21, y en el mismo boletín, perdón diario, se podía leer:

“Naturgy y la argelina Sonatrach acuerdan ampliar el suministro de gas a España La operación, que se realizará el próximo otoño, supone que por el gasoducto Medgaz pasará el 25% del gas que se consume en España

Tras una década ininterrumpida de operaciones y una inversión inicial superior a los 900 millones de euros, la ampliación de Medgaz refuerza la seguridad de suministro a España al tratarse de una infraestructura clave para el transporte de gas natural. Una vez que entre en funcionamiento, un 25% del consumo español de gas natural pasará por Medgaz. El acuerdo, al margen de fortalecer la alianza estratégica de Naturgy y Sonatrach, refuerza la conexión entre una zona productora con otra consumidora y necesitada de gas como el continente europeo

Medgaz es responsable del diseño, construcción y operación del gasoducto de aguas profundas desde Argelia a Europa a través de España. Sonatrach es el propietario y operador del gasoducto desde los campos de gas Hassi R’Mel hasta Beni Saf en la costa argelina, donde se conecta con Medgaz. El gasoducto se conecta en Almería a la red de transporte española.

El proyecto fue adjudicado en 2006 por el Estado argelino por un período de 35 años (hasta 2041), prorrogable por un período adicional de 15 años".

El mencionado diario aclara que Naturgy modificó su 14,95% en el accionariado de Medgaz en una participación estratégica del 49%. Y lo hizo tras la adquisición a Mubadala (sociedad estatal de Abu Dabi) de un 34,05% mediante lo que se conoce como un vehículo de propósito especial (SPV).  Ya en marzo del 2021, la compañía cerró con BlackRock la entrada de este en el SPV.

Actualmente, Medgaz pertenece a Sonatrach (con una participación del 51%) y a Naturgy, con el 49% restante, a través del SPV en el que participa BlackRock, y existe un acuerdo de accionistas que les otorga el control en comandita del gasoducto.

En resumen, en 2020 y 2021, Argelia era un vecino CLAVE, el gaseoducto Medgaz una INFRAESTRUCTURA CLAVE, y a “loor y gloria a Sánchez”, que nos garantizaba esa estabilidad energética hasta 2056 (2041 + 15 años).

Ahora, ya en el,2022, la web Bladinet publica la siguiente información que traducimos del francés:

"Los problemas administrativos para certificar el incremento del volumen de gas que llega de Argelia hasta los 10 bcm anuales y la crisis diplomática que mantiene España con el gobierno del país han provocado que Blackrock –fondo de inversión que, junto con Naturgy y Sonatrach, gestiona el gasoducto– haya metido en un cajón su proyecto para elevar hasta 16bcm la capacidad de la infraestructura, que contemplaba la construcción de un segundo tubo por el lecho marino".

Se trata de un secreto que solo conocen las empresas implicadas y las autoridades españolas y argelinas, porque hace pocos meses se anunció a bombo y platillo que Megdaz estaba capacitado para ampliar el suministro hasta los citados 10 bcm anuales (desde los 8 bcm iniciales). Para ello había que construir un cuarto turbocompresor que permitiera elevar el volumen de gas que llega desde la terminal de Beni Saf, en Argelia. Una modificación que –aunque se ha realizado– todavía no cuenta con las autorizaciones pertinentes, según ha podido saber la web MERCA2.

Mientras continúe Pedro Sánchez al frente del Gobierno se guarda en el cajón la financiación de esa infraestructura clave, para España; la parte italiana sigue los pasos previstos. 

Pedro Sánchez durante su visita oficial a Argelia en el 2020
Pedro Sánchez en Argelia en el año 2020

 

Ambiente prebélico en Marruecos, Argelia y el Sahara

Mientras tanto, “unidades de artillería saharaui habían atacado fuerzas enemigas en la jornada del sábado en las zonas de Gseibi Najla, Gseib Amchghab y Gseibi Lamlas, ambas en el sector de Hauza”.

Los medios internacionales hablan de incidentes, incluso desde la secretaria general de Naciones Unidas se ha reconocido la existencia un millar de ataques / incidentes armados a lo largo de los muros defensivos desde el inicio de la crisis.

Hay una doble presión sobre el ejército marroquí:

  • De una parte, un mayor despliegue de fuerzas argelinas, en el norte del Sahara Occidental, presionando la explotación minera de Bu Craa, que es el “grifo” que permite a Rabat mantener altos niveles de subsidios para promover la llegada de colonos.
  • Además, se están produciendo ataques comando y fuego artillero, en las posiciones más aisladas del muro.  Sobre todo, en la zona de Auserd.

Para que nos hagamos idea, en el Norte las fuerzas de Marruecos se encuentran situadas, rodeadas por un muro físico, protegiendo la zona de Bu Craa- de donde Marruecos, saca su mayor provecho económico, con la explotación de recursos naturales que no son suyos. La presión argelina va encaminada a que le sea cada vez más costoso mantener esa presencia militar y subvencionada de colonos. O, dicho de otra forma, que no le sea en absoluto rentable continuar allí.

No se puede descartar, que, ante la más mínima “chispa” en esta guerra de “baja intensidad”, queden inutilizadas todas esas infraestructuras.

En el sur, los saharauis, con acciones comando y de artillería, causan cada vez más bajas entre los grupos de acción rápida (GIR), que son pelotones que ocupan posiciones fortificadas en el muro militar marroquí que divide el Sáhara Occidental.