¿Guardas dinero en efectivo en casa? Ojo a las advertencias del Banco de España

El supervisor bancario ha aclarado la duda de si existe un límite de dinero que se puede guardar en casa y ha lanzado varias recomendaciones.

Guardar

dinero en efectivo
dinero en efectivo

Mientras que el pago con tarjeta o a través del teléfono móvil y de otros sistemas de pago electrónicos han cobrado fuerza a raíz de la pandemia y es una práctica cada vez más habitual, sigue habiendo muchas personas que prefieren pagar con dinero en efectivo y que deben saber que la ley los apoya.

Aunque el Gobierno, yendo a contracorriente, limitó el pago en efectivo a 1.000 euros cuando alguna de las partes intervinientes actúe en calidad de empresario o profesional, los establecimientos españoles están obligados a aceptar el pago en efectivo desde que el pasado sábado 28 de mayo entró en vigor la reforma de la Ley General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios. Concretamente, el artículo 82.4 del Real Decreto-ley 24/2021, de 2 noviembre, que incluye el reconocimiento de infracciones y sanciones de hasta 10.000 euros en defensa de los consumidores.

"Con esta normativa, que nace con el objetivo de asegurar la protección de los colectivos o consumidores vulnerables, queda garantizado el uso del efectivo, como un elemento fundamental para blindar sus derechos", afirmó la directora general de Consumo, Bibiana Medialdea.

Si bien esta reforma defiende el pago de efectivo, existe una duda muy extendida respecto a la cantidad de dinero que se puede guardar en casa. El Banco de España ha aclarado esta cuestión y también ha lanzado una serie de recomendaciones para todas aquellas personas que quieran tener dinero guardado en su domicilio.

No existe ningún límite, pero el dinero puede devaluarse

Tal y como ha aclarado el Banco de España, no existe una cantidad límite de dinero en efectivo de la que se puede disponer y guardar en nuestros hogares siempre que ese dinero tenga una procedencia legal. No obstante, aconseja que la cantidad no exceda a la que sea suficiente para cubrir entre seis y doce meses de gastos fijos mensuales, en caso de que se quiera tener dinero en casa para emergencias o imprevistos que puedan surgir.

En este sentido, explica que esos gastos fijos mensuales son, por ejemplo, el pago de la hipoteca o el alquiler, la luz y el agua, o de otras facturas, y que cada uno debe hacer una valoración de su propio hogar. Además, advierte que hay que tener presente que el dinero que se guarda en casa corre el riesgo de que puede perder valor debido a la devaluación de la inflación, por lo que recomienda tener exclusivamente lo necesario y depositar el resto en una cuenta bancaria.