Contenido ofrecido por
Aeternal Mentis

La Inteligencia Artificial que te permite oler una flor extinguida hace un siglo

Una exposición sobre Inteligencia Artificial permitirá jugar con un perro robótico, oler flores ya extinguidas o conocer el famoso ordenador que derrotó a Kasparov.

Guardar

ai more than human
ai more than human

Hay olores, y plantas, y animales que se pierden para siempre. O no. Recuperarlos es una de las tareas que se ha impuesto la Inteligencia Artificial, en ocasiones con éxito, como el que ha demostrado la exposición “Inteligencia artificial: más que humana”, donde se puede oler las flores de un árbol que se extinguió hace más de un siglo en Hawái.

La muestra abrirá el próximo 5 de septiembre en La Coruña, única ciudad española que acogerá este proyecto, que también podrá visitarse en otros países como Reino Unido, Países Bajos o Estados Unidos. Estará abierta hasta el 5 de febrero y en ella los visitantes viajarán a través de la historia de la inteligencia artificial a partir de obras y piezas de gigantes de la tecnología como Google o IBM.

El recorrido se hará por grupos y durará de media una hora y cuarto, aunque esta cifra variará en función de las paradas que haga el espectador. También habrá espacio para la reflexión y para cuestionarse la aplicación de la tecnología a campos como la medicina, educación o periodismo.

La exposición llega a la ciudad gallega a través de Afundación de Abanca, de la mano del Barbican Centre de Londres y el Forum Groningen de Países Bajos, en colaboración con ILUX Visual Technologies. Los visitantes están llamados a no sólo ver y descubrir el pasado y la actualidad más novedosa de la inteligencia artificial , sino también a interactuar directamente con múltiples instalaciones y proyectos, sean o no de uso práctico.

Jugar con un perro robótico

Allí se expondrán desde los trabajos de la pionera de la programación informática, la condesa Ada Lovelace, y la máquina analítica de su contemporáneo Charles Babbage, considerada ancestro del primer ordenador, hasta las placas del famoso Deep Blue que se enfrentó al campeón del mundo de ajedrez Gary Kaspárov, así como numerosos brazos robóticos con funciones variopintas y diminutas piezas tecnológicas que en la actualidad ya son de uso cotidiano en el mundo de la salud.

Según informa El Diario, también se podrá acariciar y jugar con un ejemplar del famoso perro robótico Aibo, desarrollado por Sony y que hoy es huésped habitual en residencias de mayores y hospitales de Japón.  Y también conocer la obra desarrollada por la banda musical británica Massive Attack, que logró recrear, gracias a la inteligencia artificial, ADN sintético para codificar sus álbumes y meter en pequeños botes millones de copias.  

La exposición estará organizada en cuatro secciones: The Dream of AI, la historia de las distintas civilizaciones y su relación con la creación de vida artificial; Mind Machines, un recorrido histórico desde las primeras máquinas calculadoras hasta la actualidad; Data Worlds, en la que se planteará la vertiente ética de la aplicación de la IA; y Endless Evolution, una sección que explora el campo de la vida artificial (A-life) y cómo aplicarla a la evolución humana.

En palabras de Luke Kemp, codirector de Barbican International Enterprises, la inteligencia artificial “sigue siendo un campo de descubrimiento apasionante y lleno de energía, tanto en el ámbito científico como en el tecnológico y el creativo. Este fenómeno en continuo desarrollo, nos invita a reflexionar sobre nuestro lugar en el mundo y el tipo de mundo que queremos crear”. “A lo largo de la exposición, un gran número de atractivas muestras trazan el progreso de este tema, lo que hará las delicias de los curiosos de todas las edades. Esperamos que esta exposición inspire y fomente el debate y la discusión sobre este fascinante tema”, concluye.

Archivado en: