Contenido ofrecido por
Aeternal Mentis

Galicia prueba suerte en el Eurovisión de canciones escritas con Inteligencia Artificial

Al concurso se han presentado más de 100 canciones compuestas con Inteligencia Artificial, aunque solo 15 llegarán a la final.

Guardar

eurovision AI
eurovision AI

Ya hace tiempo que las máquinas compiten entre sí. El Computer Chess Champion, el campeonato del mundo de ajedrez para ordenadores se lleva celebrando desde 1974. Los algoritmos destrozan récords humanos como el del Tetris y las novelas de los robots se cuelan entre los finalistas de los premios literarios. Así que solo era cuestión de tiempo que se animasen a cantar.

Y hace ya tres años que lo hacen. En 2020 tuvo lugar la primera edición del AI Song Contest, un certamen impulsado en 2020 por la radio y televisión pública neerlandesa VPRO con la supervisión de la Unión Europea de Radiodifusión, el organismo encargado del Festival de Eurovisión.

Se trata de un festival de música en el que compiten únicamente canciones compuestas por una Inteligencia Artificial. Este año se han presentado más de 100 canciones, aunque solo 15 llegarán a la final, que por primera vez desde que se creó este concurso se celebrará de forma presencial.

Será en la localidad belga de Lieja, y para llegar allí las canciones deben superar una semifinal que se celebrará el próximo 15 de junio. Esto es lo que pretende hacer la canción gallega AI-LALELO, una composición en la que ha participado que un equipo multidisciplinar de artistas, ingenieros, investigadores y músicos gallegos.

 

Cuatro meses de creación

Según informa El Español, el proceso creativo ha durado alrededor de cuatro meses. El primer paso –explican-  fue lograr que el ordenador aprendiese a hablar gallego y a componer una copla a partir de 400 cantigas del archivo digital Volai-vai. La máquina generó los primeros versos de la letra con una temática como hilo argumental, y en este aspecto solo fue preciso corregir alguna falta de ortografía y adaptar alguna frase.

La melodía está hecha a partir de la copla popular A Costureira, con la que el propio ordenador generó diferentes líneas melódicas con Google Magenta. La música, por otro lado, se compuso mediante la grabación de instrumentos y utensilios de labranza que se procesaron por el sistema DDSP, consiguiendo la zanfona, la pandereta, el bombo, el sacho, el plato, la sartén y la lata de forma artificial.

Las voces, el bajo y el arpa de boca al natural se añadieron en la fase final, en la que también se efectuó el procesamiento de audio con algoritmos. El videoclip de la canción también se hizo con inteligencia artificial, reinterpretando una selección de escenas típicas gallegas.

Homenaje a las mujeres gallegas

La canción pretende ser un homenaje a las mujeres que impulsaron Galicia y su tradición, lengua y cultura. Camille Hédoun, Mónica de Nut y Eva y Xandre Outeiro ponen voz a la canción, que narra la historia de una costurera, una mujer gallega de finales del siglo XIX que compagina su oficio artesanal con las labores domésticas y el trabajo en el campo.

El grupo de trabajo está formado por Juan Alonso, tecnólogo en machine learning y redes neuronales; Sofía Oriana, doctora en Composición en IA y compositora de Elisa y Marcela, de Isabel Coixet; Xandre Outeiro, productor de bandas sonoras y músico no Projeto Trépia; David Santos, doctor en Telecomunicaciones y músico, arreglista y compositor; Marta Verde, artista digital responsable de los visuales de Tanxugueiras en el Benidorm Fest y Joel Cava, responsable creativo de Cecubo Group. El equipo se ha bautizado con el nombre de ‘Ana María Prieto’, un homenaje a la primera mujer programadora informática gallega.

Archivado en: