Contenido ofrecido por
Aeternal Mentis

Así se diseñó la primera portada del mundo hecha con inteligencia artificial

La artista digital Karen X. Cheng asegura que llevó cientos de intentos y que la IA no será un reemplazo para los humanos.

Guardar

El pasado 21 de junio, la revista Cosmopolitan lanzó la primera portada del mundo diseñada con Inteligencia Artificial. No fue una tarea fácil. Aunque se hubiera podido hacer en 20 segundos, el proceso creativo llevó cerca de 20 horas. Una cosa es que una IA sea capaz crear imágenes de forma intantánea con unas palabras y otra que acierte con lo que quiere transmitir el portadista.

El trabajo ha sido desarrollado por la artista digital Karen X. Cheng, quien explica en su Instagram que diseñar la portada no fue tan fácil como los 20 segundos que en ella se proclaman. Sino que fueron horas y horas de prueba y error hasta encontrar las palabras exactas que describían la imagen que quería obtener.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

A post shared by Karen X (@karenxcheng)

La artista, que cuanta con más de un millón de seguidores en Instagram, revela que utilizó la herramienta Dall-E 2 para crear la primera portada del mundo desarrollada con Inteligencia Artificial. “Como se puede ver, no es solo escribir unas pocas palabras y ¡pum! mágicamente se obtiene la imagen perfecta”, asevera.

“Para algo como esto, hubo muchísima participación humana y toma de decisiones. Si bien cada intento tarda solo 20 segundos en generarse, llevó cientos de intentos. Horas y horas de generación y refinamiento antes de obtener la imagen perfecta. Sin mencionar muchas llamadas de zoom, correos electrónicos, hilos de mensajes de texto para intercambiar ideas”, relata.

No es un reemplazo para los humanos

Cheng habló también de la controvertida relación entre máquinas y humanos. “Creo que la reacción natural es temer que la IA reemplace a los artistas humanos. Ciertamente ese pensamiento cruzó por mi mente, especialmente al principio. Pero cuanto más uso Dall-E 2, menos lo veo como un reemplazo para los humanos, y más lo veo como una herramienta para que los humanos usen, un instrumento para tocar”.

Y como cualquier instrumento musical, se mejora con la práctica. Yo ahora tengo mucha práctica… Probablemente he pasado más de 100 horas jugando con él. ¿Y sobre saber qué palabras hay que usar para comunicarse con la tecnología? Ese es un esfuerzo de la comunidad: proviene de los últimos meses en los que hablé con otros artistas de Dall-E en redes sociales. Aprendí de otros artistas que podías pedir ángulos de cámara específicos. Tipos de lentes. Condiciones de iluminación. Todos estamos averiguando juntos cómo tocar este nuevo y hermoso instrumento”, concluye.