• Home /

  • Vigilancia /

  • Sicor–MásMóvil: Dos realidades opuestas con el mismo modelo de alarma y futuro incierto

Sicor–MásMóvil: Dos realidades opuestas con el mismo modelo de alarma y futuro incierto

Sicor Alarmas no ha cumplido las expectativas y está rodeada de interrogantes mientras que la fusión de las operadoras podría dar lugar a una joint-venture similar a Movistar Prosegur Alarmas.

Guardar

Sicor Alarmas
Sicor Alarmas

Cuando comenzaba 2022, el año en que más que posiblemente el mercado español alcanzara los tres millones de usuarios de alarmas, nuestras expectativas, al igual que las del resto del sector, eran que los actores más dinámicos del mercado iban a ser Securitas Direct, en su defensa del título frente a un Movistar Prosegur Alarmas que acorta distancias; ADT, con vocación de ser tercero y con Sector Alarm como principal perseguidor; y, a efectos del gran público, se esperaba un mayor protagonismo de marcas como MásMóvil (de plena actualidad por las negociaciones que mantiene con Orange para fusionar sus negocios en España) y Sicor Alarmas, aliada a MásMóvil, como su Central Receptora de Alarmas (CRA), y bajo una marca como El Corte Inglés, con todo el potencial comercial que entendíamos ello llevaba implícito.

Sin embargo, posteriormente observamos dos hechos contradictorios sobre Sicor que nos llamaron poderosamente la atención. Por un lado, publicaciones en LinkedIn de algunos de sus responsables técnicos y comerciales en las que hacen gala de tener la CRA más grande de Europa; debe de ser que se han olvidado de las dos que tiene Securitas Direct en nuestro país, capacitadas para prestar servicio a un millón de usuarios... Además, como comentaba hace poco un colaborador cercano a ellos en SICUR 2022, "a este ritmo saturan la CRA en 220 años", teniendo en cuenta que ahora mismo no han alcanzado las 5.000 conexiones propias.

Por otro lado, no se entiende esa euforia y menos aún en la citada Feria profesional SICUR 2022, puesto que todas las marcas referentes en el sector de la seguridad física y anti-intrusión estaban en el Stand 10 a excepción de Sicur, que se encontraba en el Stand 4 muy escondido y con poca oferta comercial y de producto, inmersos en el sector textil. "Es una alarma escondida entre ropa...", bromeaban en el Stand 10.

Suponemos que todo esto no dejan de ser errores de "principiante", no en seguridad física y servicios, donde Sicor pisa fuerte, sino en el competitivo mundo de las alarmas, donde tanto la marca como la presencia suponen la diferencia, como muy bien saben Securitas Direct y Movistar Prosegur Alarmas.

MásMóvil, una realidad opuesta pese a tener la misma alarma

Sin ser un gran éxito, pero con una presencia mucho más notable, MásMóvil comercializa el mismo sistema y servicio que Sicor con su operador Yoigo y bajo la marca homeGO, dirigiéndose exclusivamente a los clientes de Yoigo con un coste de servicio de menos de 150 euros al año con respecto a Sicor.

Con esta estrategia, ya ha conseguido impulsar el ritmo de unidades y la razón es muy sencilla: toda la red de distribuidores y canales de Yoigo tiene unos objetivos mensuales de altas alarmas en función del número de instalaciones de fibra que den de alta. Sin embargo, también hay que decir que muchas de estas redes comerciales se resisten y protestan porque, en muchos casos, son a su vez también distribuidores de Securitas Direct, Movistar Prosegur Alarmas u de otras marcas. Y, frente a los 600 euros que reciben de Securitas Direct por cada alta de alarma, Yoigo "solo" les remunera con 100 euros.

"Nos están quitando dinero, con la p*** alarma", se quejan los distribuidores de Yoigo. "Mientras que antes vendía 10-12 alarmas de Securitas Direct al mes y facturaba más de 6.000 euros, ahora tengo que desviar 2-3 para Yoigo, y pierdo 1.500€", explican.

¿Qué ocurrirá si se consuma la fusión entre Orange y MásMóvil? KKR quiere que se asocie a otra joint-venture junto a Sector Alarm

Tras la más que previsible fusión de Orange y MásMóvil (Lorca Jvco), se espera que la joint-venture resultante liderara el mercado de banda ancha con 6,8 millones de usuarios, cinco de ellos en paquetes convergentes entre los que destacan los de Orange, que incluyen su servicio de televisión de pago. Este perfil de usuario es claramente el del cliente de un sistema de alarma para el hogar y Orange también tiene ya experiencia en la comercialización y distribución de alarmas gracias a la alianza que mantuvo con ADT/Tyco, a quien intentó comprar en España tras la adquisición del 50% del negocio de las alarmas de Prosegur por parte de Telefónica (Movistar).

Obviamente, se trata de un mercado y un ARPU (superior a los 300 euros al año) demasiado golosos para dejarlo pasar y, según hemos podido saber en exclusiva, hay un actor fundamental de MásMóvil que no está dispuesto a hacerlo. Se trata del fondo de inversión estadounidense KKR, uno de sus accionistas prioritarios junto a los también inversores Providence y Cinven.

Como ya es sabido, para la operación se ha valorado a MásMóvil en 11.500 millones de euros de valor de empresa (contando con sus 6.500 millones de deuda y con la recién adquirida Euskaltel), equivalente a 9,9 veces el ebitda estimado de 2022, mientras que Orange se ha tasado en 8.100 millones de euros, lo que representa 7,5 veces el ebitda estimado de 2022. Esto supone que la valoración total de la joint-venture resultante sería de 19.600 millones de euros, y ambas partes la controlarían al 50% y tendrían los mismos derechos de voto.

Según ha apuntado El País, los grandes ganadores de esta fusión no serían ni Orange ni MásMóvil sino los fondos KKR, Cinven y Providence, que "repetirán la fórmula de autoabonarse un dividendo millonario a costa de disparar el endeudamiento de la nueva sociedad". Según fuentes internas de MásMóvil consultadas por Escudo Digital, la intención de Providence y Cinven sí sería vender su parte y "quitarse del medio", pero la de KKR sería desprenderse de sus acciones en primer lugar y, después, entrar a formar parte del accionariado de la empresa resultante.

Siguiendo la información de nuestras fuentes, KKR así se lo ha hecho saber al grupo que preside Meinrad Spenger y su intención con esta jugada es lanzar, de la mano de la nueva sociedad Orange/MásMóvil, una joint-venture similar a Movistar Prosegur Alarmas junto a Sector Alarm, la empresa número dos de alarmas en Europa por detrás de Securitas Direct y de la que KKR también es accionista (del 30% de sus títulos). Esta apuesta de KKR es firme y clara, y una de las razones que esgrimen para avalarla es precisamente que la fusión de los teleoperadores va a partir con cerca de 7 millones de clientes con fibra, de los cuales 5 de ellos son convergentes. "Así es muy fácil que podamos robar clientes a Securitas direct y a Movistar Prosegur Alarmas", piensan desde KKR, que también podría formar otra joint-venture con Sector Alarm en Italia junto a Telecom Italia (TIM) si la operadora da luz verde a la Oferta Pública de Adquisición (OPA) presentada en noviembre por el inversor estadounidense. TIM tomará la decisión este próximo domingo, día en el que ha convocado un consejo de administración extraordinario con el fin de responderla, según informa France 24.

¿Y qué pasaría con Sicor Alarmas?

Si los planes de KKR en España prosperan, Sicor Alarmas estaría al margen ya que su acuerdo no es con MásMóvil sino con Yoigo y ambos operan de forma independiente. Mención aparte es el caso de El Corte Inglés, que sí tiene como socio a MásMóvil en servicios como Sweno, la sucesora de Telecor en el sector de las telecomunicaciones, y que se mantiene en vilo por ver qué va a pasar.

Además, la joint-venture de MásMóvil y Orange también podría adentrarse en el mercado de las alarmas de otra manera. Utilizando la CRA de Sicor como subcontrata, lo que permitiría a la nueva sociedad contabilizar todo el ARPU pero también significaría reducir a Sicor al nivel de subcontratista "a precio".

Por el momento, todo está en el aire pero lo que es seguro es que, en estos días, la dirección de Sicor tiene más interrogantes, al igual que la de Securitas Direct, Movistar Prosegur Alarmas y de otras empresas de alarmas y del sector de las telecomunicaciones.